Análisis de estados financieros

El análisis de estados financieros sirve, principalmente, para entender cuál es el estado de salud de una empresa.

El análisis de estados financieros sirve, principalmente, para entender cuál es el estado de salud de una empresa. Este análisis incluye el uso de diferentes técnicas para entender e interpretar toda la información que los diferentes estados nos muestran y resulta especialmente útil tanto para inversores, a la hora de analizar empresas, como para los mismos empresarios, para poder tomar decisiones.

¿Sobre qué elementos tendremos información mediante este análisis? Pues sobre la liquidez de la empresa, su rentabilidad y solvencia, o sobre su capacidad de generar flujos de efectivo.

Principales estados financieros

Pero como siempre, vayamos por partes. Vamos a ver primero los tres estados financieros básicos que se acostumbran a incluir en este análisis (algunos de ellos ya los hemos visto anteriormente):

  1. Balance general: se trata de un informe que refleja la situación financiera de una empresa en un momento específico. Resumiendo, el balance general se basa en la ecuación contable de Activos = Pasivos + Patrimonio Neto.
  2. Estado de resultados: En este informe se muestra el resultado financiero de la empresa en un periodo específico, como un trimestre o un año. Aquí incluiremos:
    • Ingresos: lo que la empresa recibe por la venta de bienes o por la prestación de servicios.
    • Gastos: aquellos que están directamente relacionados con la producción de bienes o la prestación de servicios (materiales, mano de obra directa…)
    • Gastos operativos: aquellos no relacionados directamente con la producción, pero que son necesarios para mantener la operación del negocio (administración, ventas, marketing..)
    • Gastos financieros: intereses de pago y costes asociados a la financiación de la empresa.
    • Impuestos: los siempre omnipotentes.
    • Utilidad neta: La utilidad neta es la diferencia entre los ingresos y los gastos totales, incluidos los impuestos. Nos indica cuando dinero gana o pierde la empresa durante un periodo específico.
  3. Estado de flujos de efectivo: Nos muestra como una empresa genera y usa el efectivo durante un periodo de tiempo en concreto. Se suelen clasificar los movimientos de efectivo en tres categorías: actividades operativas, actividades de inversión y actividades de financiamiento. Info más desarrollada aquí: Análisis de flujos de efectivo.

Con estos tres elementos dispondríamos de la información necesaria para empezar el análisis. Pero, ¿como analizamos todo esto?

Cómo hacer un Análisis de estados financieros

En la segunda parte de este artículo quiero profundizar en el cómo, la parte más práctica del análisis de estados financieros. El primer paso, como os podréis imaginar, será recopilar toda la información de arriba con la que:

  1. Calcular las razones o ratios financieros: son las medidas que se usan para analizar tanto la salud financiera de las empresas como su desempeño. Se calculan a partir de los estados financieros ya mencionados comparados con los de otra empresa del mismo sector (también se pueden comparar con los de la misma empresa en diferentes periodos). Acostumbran a abarcar cuatro ratios: liquidez, solvencia (capacidad de cumplir con las obligaciones a largo plazo), rentabilidad (como de eficientemente una empresa genera beneficios) y eficiencia operativa (a la hora de administrar sus recursos).
  2. Realizar un análisis horizontal y vertical:
    • Análisis horizontal: se realiza comparando los estados financieros de la empresa a lo largo del tiempo para detectar tendencias y cambios. Aquí deberemos calcular el crecimiento porcentual de cada partida de un año a otro y observar las tendencias y variaciones significativas.
    • Análisis vertical: analiza las partidas dentro del mismo estado financiero (balance general, estado de flujos y de resultados), en relación con una partida base, una partida que se usa como punto de referencia para calcular porcentajes y comparaciones. Por ejemplo: usamos el total de facturación de 2010 como partida base para analizar los 10 años siguientes.

Mediante este análisis podremos entender la composición y las proporciones de los diferentes elementos, así como comparar la actividad y desarrollo de la empresa con sus competidores o con la industria en general.

Deja una respuesta

ÚLTIMAS
ENTRADAS

SÍGUEME EN TWITTER