Análisis de flujos de efectivo

Hoy aprendemos sobre qué es el análisis de flujos de efectivo, para qué puede servirnos y porque es importante.

Esta primera parte del año he querido dedicarla a profundizar un poco más sobre finanzas, y como primer tema me he puesto el Análisis de flujos de efectivo.

Disclaimer: especificar que ni soy experto en el tema ni tampoco es mi campo de conocimiento. Todo esto solo forma parte de un programa de Administración y Dirección de empresas que me he creado yo mismo (una especia de MBA personal) y sobre el que estoy estudiando porque creo que me puede resultar útil.

Sin más, pongámonos en materia. Y como siempre empecemos por el principio:

¿Qué son flujos de efectivo?

El flujo de efectivo no es más que el dinero que entra (ingresos) y el que sale (gastos) de una empresa. Así de simple. Por tanto, el análisis de flujos de efectivo se encarga de estudiar de qué manera se produce este flujo en un periodo de tiempo determinado. Es así de simple.

Este análisis nos da una información, y esta información tiene utilidades. Entonces:

¿Para qué sirve el análisis de flujos de efectivo?

La principal utilidad es la de conocer la salud financiera de la empresa. ¿Cómo? Pues entendiendo como ingresamos efectivo y como lo gastamos. Los ingresos pueden venir de la propia explotación (la actividad empresarial), pero también de financiación externa o interna, o de la venta de activos de la empresa, por ejemplo. Los gastos, por otro lado, pueden derivar de los costes de la propia actividad, inversiones (internas o externas) o también el pago de deudas contraídas.

Todas estas variables deben entenderse dentro de su propio contexto, y esto creo que es importante. Al final, lo importante es que podamos extraer conclusiones sobre de qué manera es mejor gastar y generar dinero para mantener la viabilidad de empresa. Una entrada de dinero no siempre es buena (por ejemplo, si se ha conseguido a través de la venta de activos de la empresa: descapitalización) ni tampoco la salida de flujo siempre es mala (como inversiones para el crecimiento y aumentar el futuro flujo).

La idea es que siempre el flujo sea positivo (aunque con excepciones, como veremos más adelante). Tiene que entrar más de lo que sale. Llegados a este punto la empresa es viable. Si no, has de ir a buscar deuda para operar o recurrir a los ahorros, lo que acostumbra a implicar problemas. Por otro lado, una vez conseguido y mantenido un flujo de caja positivo, la idea es ir maximizando la diferencia para aumentar los beneficios.

Entonces, ¿cómo interpretamos los datos para elaborar una estrategia?

Interpretación de los datos

El estado de los flujos de efectivo nos muestran los movimientos de las tres actividades que realiza una empresa: explotación, inversión y financiación. Veamos un poco más en profundidad cada caso:

Explotación: Todo aquello que deriva de la propia actividad empresarial. Es aquello que recibes por tus servicios (venta de coches, por ejemplo), y también el coste que tienes para poder operar: impuestos, nóminas, gastos de gestión como el alquiler, seguros…).

Inversión: Las inversiones pueden ser de diferentes tipos. La empresa puede invertir en estructura productiva, en crecimiento futuro, o en mejora o ampliación de sus servicios. Estas las podríamos considerar como inversiones internas. Si hay sobrante de caja, también puede haber inversiones en diferentes tipos de activos de cara a maximizar los beneficios. Desde inversión en infraestructura (comprar el edificio en el que estás en vez de pagar alquiler) hasta productos financieros como acciones de otras empresas, bonos u otros.

Financiación: La financiación es de los conceptos más fáciles de entender. Es cuando recurrimos a dinero (externo o interno), para llevar a cabo nuestra actividad o una mejora de la misma. Podemos recurrir a financiación por un banco para empezar un negocio en el que los primeros años no da suficiente beneficio, o podemos recurrir a financiación de los propios accionistas para mejorar nuestra productividad, por ejemplo. No deben interpretarse solo como una entrada de capital, ya que el pago de la misma y sus intereses entran también dentro de este movimiento, y ha de tenerse en cuenta.

Hay que entender que no basta solo con un análisis superficial en el que la suma positiva es el resultado buscado. Pese a que es positivo que, por ejemplo, dentro de la actividad de explotación tengamos resultados positivos (quiere decir que ingresamos más de lo que gastamos), esto tiene que verse dentro del análisis general del resto de factores: de inversiones y de financiación.

Por ejemplo, los flujos de efectivo de la actividad de inversión nos permitirán saber si la empresa está en fase de crecimiento, haciendo nuevas inversiones o si se está descapitalizando.

Aquí hay dos conceptos que no entendía y he especificado:

  • Un flujo de efectivo «firme negativo» es un flujo de efectivo que sale de la empresa, como resultado de una inversión. Por ejemplo, si la empresa vende una propiedad, el dinero recibido por la venta se registra como un flujo de efectivo firme negativo en el estado de flujos de efectivo.
  • Por otro lado, un flujo de efectivo «firme positivo» es un flujo de efectivo que entra a la empresa, como resultado de una inversión. Por ejemplo, si la empresa compra una propiedad, el dinero pagado por la compra se registra como un flujo de efectivo firme positivo en el estado de flujos de efectivo.

Esto, ligado a los resultados de la actividad de explotación, condicionarán la política de financiación de la empresa, siendo de signo positivo cuando la empresa necesita financiación externa, o negativo cuando liquida financiación recibida en ejercicios anteriores.

Estado financiero según la etapa de la empresa

Dependiendo del momento de vida en que se encuentre la empresa, vamos a encontrar unos estados financieros u otros. Dicho de otra manera, el EFE nos puede mostrar en que momento de la vida se encuentra la empresa:

  • Introducción: la empresa es nueva, por lo que aun no gana lo suficiente como para hacer frente a sus costes (explotación negativa). Además, necesita invertir en crecimiento e infraestructura para empezar (inversión negativa), y por supuesto financiación para asumirlo (financiación positiva).
  • Crecimiento: es el momento en que la empresa empieza a cubrir gastos (explotación positiva) pero sigue necesitando crecer y hacer inversiones en ello, además de financiación para ello (inversión negativa y financiación positiva).
  • Madurez: las ventas cubren gastos y además ya está establecida la estructura productiva , por lo que no hay que ampliarla (explotación positiva y inversión negativa). Además, el excedente permite no recurrir a financiación externa y liquidar deuda (financiación negativa).
  • Declive: La empresa sigue pudiendo mantener un balance de explotación positivo, pero no suficiente como ampliar sus inversiones, incluso teniendo que vender algunos de sus activos para mantenerse (explotación positiva e inversión positiva). La financiación sigue siendo negativa, se sigue liquidando deuda, pero sin crecimiento.

He encontrado una imagen que lo resumen a la perfección:

Conclusión y resultados del análisis

Bien, una vez llegados a este punto, ¿qué resultados podemos obtener?

Pueden haber tres resultados:

  • Positivo: Ingresamos más de lo que gastamos. No hay problemas para afrontar pagos y el excedente se puede utilizar para invertir. Es la situación idónea.
  • Nulo: Resultado cero. Entre lo que ganamos y lo que gastamos la diferencia es cero. No se puede decir que la empresa esté en problemas financieros, ya que puede hacer frente a sus obligaciones, pero hay que prestar atención, porque tampoco puede hacer inversiones en activos o en crecimiento.
  • Negativo: Problemas, es cuando gastamos más de lo que ganamos. Esto nos puede llevar a vender activos de inversión para financiarnos o buscar financiación externa. A futuro puede suponer la no viabilidad empresarial y un peligro para su continuidad.

Sin embargo, como hemos visto, esto son resultados que deben compararse con a situación en la que se encuentre la empresa y su contexto. Por supuesto, este tema tiene mucha más profundidad, pero me ha servido para tener una idea general de como debe funcionar una empresa (y también una persona / familia) a nivel financiero.

Como siempre, espero que os haya gustado. Esto es un espacio que uso para aprender, por lo que si alguien tiene algo más que aportar, o corrección sobre aspectos que quizá no he entendido bien, serán más que bienvenidas.

Esta entrada tiene un comentario

Deja una respuesta

ÚLTIMAS
ENTRADAS

SÍGUEME EN TWITTER