El arte islámico

Hoy he aprendido qué es el Arte islámico, cuando y donde se desarrolla y que características y peculiaridades tiene respecto a los demás.

Hoy es un día especial. Este es el último post sobre Arte medieval. He recorrido las diferentes etapas: desde el románico al gótico, pasando por el bizantino. Pero me gustaría añadir uno más: el arte islámico.

El islam es una de las grandes religiones del mundo, y pese a que su epicentro se encuentra en Próximo Oriente, es imposible entender la historia de Europa sin incluir la influencia de esta religión y de los reinos que la han abanderado.

Desde la conquista de la península ibérica hasta el imperio Otomano, Europa siempre ha tenido presencia e influencia de esta religión. Por ello, el estilo artístico que deriva de esta no puede sernos ajeno. Esta es la razón por la que esta semana me he decidido a aprender más sobre el arte islámico, sus características y representaciones. Vamos a ello.

Cuando se desarrolla y dónde

El tema del marco temporal, en el caso del arte islámico, es importante. Estamos hablando de un estilo artístico nacido a partir de una religión, por lo que sus inicios debemos situarlos al inicio de la misma, en el siglo VII.

El marco temporal en el que nos vamos a situar, además, va a ser limitado, concretamente hasta el siglo XV. Este espacio temporal de ocho siglos es en el que se encuadra lo que se conoce como arte islámico medieval.

Otro de los aspectos importantes es el dónde se desarrolla el arte medieval. Pues bien, esto va un poco ligado a lo que acabamos de comentar, aunque con peculiaridades. Igual que en el caso del tiempo, el territorio donde se desarrolló este arte estuvo ligado a la expansión territorial de la religión.

En una primera etapa, lo situaríamos en la península arábiga, para después expandirse al resto de próximo oriente. La siguiente etapa es la que correspondería a la expansión hacia el norte de áfrica y la península ibérica. Por último, y poniendo fin incluso a una época histórica, acabaríamos con la toma de Constantinopla y la expansión por el resto de Anatolia.

Como veis, se trata de un desarrollo amplio, tanto en el tiempo como en extensión territorial. Esto, como ahora veremos, hizo también que el arte islámico tuviera muchas influencias, de todas aquellas culturas con las que estuvo en contacto.

Características del Arte islámico

Para empezar a hablar de las características del arte islámico, igual que he hecho con el resto de corrientes artísticas, hay que especificar un punto. En este caso, vamos a hablar solo de dos corrientes aplicadas: de la arquitectura y de la escritura o la creación de libros. Dejaré un breve inciso a la pintura y escultura al final y una explicación del por qué. Sigamos:

Arquitectura islámica

La arquitectura es la vertiente más importante del arte islámico. Para las construcciones, el material más utilizado era sobre todo el ladrillo y el yeso (en Arabia, en el desierto, no hay piedras). La decoración de las construcciones está basada sobre todo en formas geométricas, en motivos vegetales y en caligrafía, todo hecho a base de azulejos, madera y yeso.

Por su expansión, como ya os he comentado, absorbió características de las culturas que visitaban, como la cúpula bizantina o el arco visigodo (los mosaicos también son de influencia bizantina). La composición de las decoraciones se basaba en la repetición de esquemas geométricos con diferentes colores y combinaciones.

Caligrafía o arte del libro

El segundo tipo de representación artística de la que os quería hablar es de la escritura o el arte del libro. Y es que, por la belleza, tanto de la escritura árabe como de las decoraciones de los libros, se ha convertido en un estilo artístico por sí mismo. En la gran mayoría de casos, estamos hablando de textos o representaciones de las palabras del Corán.

Iconoclastia en el arte islámico

Pero, ¿qué pasa con la escultura y la pintura? Pues bien, una característica central es que, por normal generla, nunca vamos a encontrar representaciones humanas en el arte islámico. De hecho, el evitarnos es uno de los motivos del uso extendido de las formas geométricas.

Y es que, el arte islámico es Iconoclasta. Mahoma destruyó todos los ídolos paganos y reafirmó la idea de la trascendencia de Dios, por lo que no se podían crear representaciones del mismo. Esta forma de expresión, la de la creación de figuras humanas, en el ámbito que sea (pintura, escultura…) se considera como una forma de creación divina, algo que solo está reservado a Dios. Por tanto, aunque el Corán no lo prohíba expresamente, el Dios único que profesa el islam no se puede representar.

Es por ello que, aunque existen algunas representaciones (sobre todo dentro del mundo persa / iraní), no encontramos en el arte islámico otras representaciones como la pintura y la escultura.


Y hasta aquí amigos, lo que he aprendido sobre el Arte islámico. Este post también pone fin al conjuntor de artículos sobre arte medieval. En las próximas entregas sobre arte avanzaremos o retrocederemos en el tiempo, no lo tengo claro. Lo que si espero que es que os haya gustado y hayáis aprendido tanto como yo. Abrazo fuerte a todos.

Deja una respuesta

ÚLTIMAS
ENTRADAS

SÍGUEME EN TWITTER