Ventajas competitivas en la cadena de valor

Hoy he aprendido un poco más sobre las ventajas competitivas de la cadena de valor, intentando aplicarlo a la industria del viaje.

Hoy he aprendido un poco más sobre las ventajas competitivas de la cadena de valor, intentando aplicarlo a la industria del viaje. Como siempre, voy a intentar poner ejemplos específicos que pueda aplicar a mi empresa, HORITZON. Creo que es la mejor y más rápida manera de aprender. Vamos a ello.

¿Qué es la cadena de valor?

Lo primero que tendríamos que preguntarnos es qué es la cadena de valor. Pues bien, este término, o concepto, hace referencia a cada una de las partes de la empresa que participan en su cadena productiva, ya sea de un producto o un servicio.

Cada una de estas actividades aporta un parte del valor que está asociado a nuestro producto o servicio final. Por ello, analizar e identificar cada una de estas partes es fundamental si queremos mejorar y optimizar nuestros procesos.

La cadena la forman cada una de las partes que contribuyen a generar el valor de los productos o servicios de una empresa

Antes de analizar cual sería la cadena de valor de mi empresa, creo que es importante entender de qué actividades estamos hablando.

Actividades de la cadena de valor

Cuando hablamos de actividades nos referimos a diseccionar la empresa y dividirla en todas aquellas actividades que realiza. La división más habitual es hacerlo entre las que contribuyen directamente al proceso productivo y las que no, lo que se traduce en actividades primarias y actividades de apoyo, respectivamente.

  • Actividades primarias: Logística interna y externa, Producción, Marketing, Ventas, Posventa y atención al cliente…
  • Actividades de apoyo: Desarrollo tecnológico, recursos humanos, administración general (planificación, control, organización, información, contabilidad…).

Por tanto, ¿cuál sería la cadena de valor de Horitzon? Una primera idea que tengo:

En cuanto a Actividades primarias, al vender viajes y crear contenido he seleccionado las siguientes:

  • Logística interna: En este punto mi producto son los viajes, así que lo principal sería tener el producto preparado, los itinerarios creados y cotizados, con los contactos que necesito para realizar las ventas y las comprobaciones de disponibilidad. También los diferentes artículos que uso para la difusión de contenido.
  • Operaciones y producción: En este caso: la producción directa, como transformar la información en viajes, con todos sus servicios.
  • Logística externa o distribución: Como, una vez la venta está hecha, le hago llegar al cliente el servicio (vouchers, itinerario, billetes de avión).
  • Marketing y ventas: la manera en que promociono mis productos y los vendo en los diferentes canales.
  • Servicio de posventa: principalmente, en mi caso, atención durante el viaje y fidelizo clientes.

En cuanto a Actividades de apoyo:

  • Desarrollo tecnológico: en mi caso, mejora tanto de la web, como de los canales donde creo el contenido (vídeos o pódcast, por ejemplo).
  • Administración de recursos humanos: de momento estoy yo solo, pero en este aspecto se puede hacer referencia a aspectos como la formación. Esta web es el mejor ejemplo de ello.
  • Infraestructura de la empresa: aquí englobaría todos los procesos de organización que tengo, así como de productividad. Mi programa de programación y ordenación de tareas, el CRM, y también la contabilidad de la empresa, aunque la tengo externalizada.

Optimización de la cadena de calor

Una vez identificados todos estos elementos, toca optimizar, pero también coordinar. Un primer enfoque debe ser optimizar cada uno de estos eslabones o procesos, de manera que su actividad sea más eficiente, lo que repercutirá a la empresa en su conjunto de actividad. Sin embargo, esta no es la única manera de mejora.

Otro posible enfoque, complementario a de optimización de procesos, es el de la mejora de coordinación. Mejorando la coordinación entre diferentes eslabones de la empresa pueden también lograrse mejoras de valor. Por ejemplo: si mejoro la coordinación a la hora de entregar presupuestos entre mis proveedores y yo, repercutirá también en la velocidad a la que puedo entregar un proyecto a mis clientes, y, por tanto, a la actividad general de mi empresa.

Las ventajas competitivas no salen solo de nuestra empresa, sino también de las relaciones que tenemos con cada uno de los elementos con los que interactuamos.


Y hasta aquí. Este ha sido uno de los post de los que más he aprendido y más interesantes me han parecido dentro del mundo de la dirección estratégica (por ahora). Como siempre, mi intención con esto es aprender y que, si por casualidad, alguien más lo hace, pues mejor. El que enseña aprende dos veces. Abrazo a todos.

Deja una respuesta

ÚLTIMAS
ENTRADAS

SÍGUEME EN TWITTER