El arte gótico

Hoy he aprendido qué es el arte gótico, la corriente artística nacida en Francia en el siglo XII y que después se extendió por toda Europa.

Hoy vengo a hablaros del arte gótico. El primer post que escribí sobre el Impresionismo, la verdad, me dejo intrigado. Si bien el arte en general nunca ha estado entre mis puntos de interés, creo que, como amante de la historia que soy, hay ciertas que cosas que puedo haber pasado por alto. Al fin y al cabo, las expresiones artísticas de cada época describen aquellas personas vivían y veían su mundo. Creo también que el arte es una de las formas de expresión humana más sublimes, y por ello, quiero aprender más sobre ello.

Para meterme en situación, lo primero que he hecho ha sido listar todos los estilos artísticos que ha habido. Ya os lo adelanto: son muchos. Se pueden dividir en diferentes tipologías, pero lo más útil, considero, es clasificarlos por la época histórica a la que pertenecieron. Después de listar la mayoría de ellos, hoy me han entrado ganas de empezar por la época medieval, concretamente por el arte gótico. Seguramente es uno de los más conocidos, al menos a mí es el que más me sonaba, así que creo que es posible que sea el que más vea en museos. Quizá esté equivocado, pero aquí hemos venido a aprender, que es lo que importa.

¿Cuándo nace el arte gótico?

Lo primero que me llama la atención es que el gótico tiene una fecha de nacimiento muy concreta: entre el 1140 y el 1144, el tiempo que se tardó en restaurar la Catedral de Saint Denis, en Francia. La construcción de este templo es muy anterior, del siglo IV, pero lo que nos interesa es la remodelación que emprendió en el siglo XII Luis VI el Gordo. Demolieron la antigua estructura carolingia y levantaron el que sería el primer templo gótico de la historia.

Creo que también es importante entender el contexto en el que nos encontramos y hacia el que nos dirigimos. El gótico nace en la plenitud de la edad Media (y acabará junto a la crisis de la misma), en centro Europa. Venimos de un estilo románico, caracterizado por las menciones a una sociedad, principalmente, de guerreros y campesinos. Ahora avanzamos hacia otro tipo de mundo: más centrado en las ciudades, con el surgimiento de la burguesía, las universidades, y también las nuevas órdenes religiosas como los franciscanos o los cistercienses. También será la época donde sucederán espectáculos tan rocambolescos como la peste negra o la Guerra de los 100 años. Un mundo muy cambiante.

Características del arte Gótico

Quiero hablaros también de las características del arte gótico. Sin embargo, igual que cuando hablamos sobre el impresionismo solo hablábamos de pintura, en esta ocasión voy a distinguir entre los diferentes campos en los que se implantó este estilo: arquitectura, escultura y pintura. El orden listado y en el que las voy a exponer no es casual, como veréis:

La arquitectura gótica

La primera rama donde se presenta el arte gótico. Como ya os he dicho, aparece en Francia, por primera vez, con la remodelación de la Basílica de Saint Denis, y no es casualidad. Igual que el estilo que precedió, el Románico, su aplicación fue casi exclusivamente en monasterios e iglesias.

Frente a la oscuridad pasada, las nuevas catedrales se caracterizan por su gran altura, con grandes techos, cúpulas y ventanales, y sobre todo por la luz. Esto último, como ahora veremos, será de aplicación a otras ramas del arte. Además de ventanales de diferentes colores, para amplificar la sensación de luminosidad, la decoración de as mismas se hacía también con materiales brillantes.

No estoy muy seguro de esto último, pero todo el juego alrededor de la luz, fue para representar la idea teocéntrica de Dios. Algunos ejemplos:

La escultura gótica

La escultura gótica estuvo estrechamente ligada a la arquitectura, ya que tenía, principalmente, la función de decorar las iglesias y catedrales. En este caso, las tallas continúan siendo en piedra aunque, a diferencia de las anteriores, empezamos a transicionar de los relieves a la escultura completa, fuera de la pared.

La escultura tenía una función evangelizadora, pues hemos de recordar que la inmensa mayoría de la población era analfabeta, por lo que, casi en su totalidad, tenían motivos religiosos.

Algunos ejemplos:

La pintura gótica

He dejado la pintura para el final porque nació casi medio siglo después que el resto. Dentro del arte gótico, para mí, es la más curiosa (algo, por otra parte, totalmente subjetivo). La pintura gótica se caracteriza por empezar a utilizar colores más sombríos, donde predomina la oscuridad. En el románico, se tendía más a figuras idealizadas, en cambio, en el gótico, empieza a haber una transición hacia el realismo y también a la naturaleza (esto último caracterizará la siguiente etapa, el renacimiento).

La temática sigue siendo eclesiástica, por supuesto. Se representan escenas bíblicas y a santos, aunque con un plano más humano que divino, en algunos casos mostrando incluso emociones (dolor, placer, enfado…), rompiendo con la rigidez del románico.

Me resulta curiosa la diferencia respecto a la luz que hay entre la arquitectura, la escultura y la pintura. Mientras que en las dos primeras intentan amplificarla, la pintura, por su parte, intenta todo lo contrario, el uso de colores más apagados.


Como siempre espero que os haya gustado. Con esto he aprendido un poco más del arte, en este caso de la etapa medieval del mundo. Próximamente, para dar continuidad a este artículo, voy a intentar escribir sobre el románico, ya que servirá para entender mejor lo que he investigado hoy.

Deja una respuesta

ÚLTIMAS
ENTRADAS

SÍGUEME EN TWITTER