El Libro de los Muertos en el antiguo Egipto

Hoy he aprendido que era el Libro de los muertos, una guía sobre el más allá en la época del antiguo Egipto.

Hoy recupero el apartado de Historia para hablaros del Libro de los muertos egipcio. Todas las culturas tienen sus propias concepciones sobre la muerte, y es un tema que siempre me ha interesado. Leyendo e investigando, di por casualidad con el Libro de los muertos del antiguo Egipto. Había oído hablar de él con anterioridad, pero nunca había profundizado sobre lo que realmente era.

Lo egipcios y la muerte

Antes de empezar con el Libro de los muertos, lo primero que es importante entender es cual era la concepción de la muerte que tenían en el antiguo Egipto. Cada cultura humana tiene su propia concepción de que hay más allá de la vida terrenal, y en muchas ocasiones encontramos similitudes entre ellas. Es común, en las diferentes tradiciones, la idea de un paraíso, un juicio, un infierno, o incluso un lugar intermedio entre diferentes mundos. El caso del antiguo Egipto no es una excepción.

Para los egipcios, la muerte era un tránsito entre una vida y la siguiente.

Anubis y el juicio de Osiris

Cuando una persona moría, al llegar al otro mundo, su alma era guiada por Anubis hasta el dios Osiris y su tribunal. Allí, Anubis le extraía la esencia de su corazón y lo colocaba sobre el plato de una balanza, cuyo peso representaba su conciencia y moralidad. En el plato opuesto se colocaba una pluma de Maat, símbolo de la verdad y la justicia universal.

Los 42 miembros que componían el jurado iban haciendo preguntas al difunto y, según sus respuestas, el corazón iba aumentando o disminuyendo de tamaño. El dios Tot, por su parte, iba anotando todos los resultados y, al final de la entrevista, se los entregaba a Osiris.

Si el corazón pesaba menos que la pluma, el alma del difunto podía vivir eternamente en el paraíso. Por el contrario, si no había realizado suficientes métodos, su alma sería arrojada a Ammyt, el deborador de los muertos, para acabar con él. Esta segunda muerte representaba la desaparición tota de su alma y su recuerdo.

Ammyt era una criatura mitológica compuesta por una cabeza de cocodrilo, la mitad del cuerpo de un león y la otra mitad de un hipopótamo.

Los campos de Aaru

Como os he comentado, si el juicio tenía un veredicto favorable, el alma del difunto podía vivir eternamente en el paraíso. Para los habitantes del antiguo Egipto este más allá tenia una forma muy concreta y era conocido como los Campos de Aaru o los Campos de Osiris.

Estos tenían incluso dos regiones. Por un lado, el Campo de las Ofrendas o Campo de Hotep. Una zona paradisiáca llena de fértiles campos, y lugares de reposo. La segunda parte era el conocido como el Campo de los Juncos, también muy fértil, y lleno de juncos (muy similar al delta del Nilo).

Es curioso como la concepción de paraíso varía en función de la región donde se ha desarrollado su cultura. En el caso de Egipto, un país en territorio muy árido, su idea de paraíso estaba marcada por los campos fértiles, lo que denota la importancia de la agricultura en esta cultura y época de la humanidad. También, tanto los animales mitológicos como los escenarios (campos de juncos), corresponden a países y fauna que tenían a su alrededor.

Pero sigamos. Establecida ya una idea sobre qué era el más allá y como tenían que afrontarlos los difuntos, veamos ahora en qué consistía el llamado Libro de los muertos.

El libro de los muertos

Basándonos en todo lo que hemos visto, ahora es más fácil de entender. El libro de los muertos era un compendio de textos, una guía donde se detallaban los pasos a seguir tras la muerte para superar las diferentes pruebas que se iban a presentar. Pese al nombre, «libro», no siempre tuvo esta estructura, sino que hacemos referencia al estadio final del mismo.

En un inicio, este tipo de textos estaban destinados exclusivamente a la realeza, y se esculpían en las paredes de las cámaras funerarias de los reyes. Esta es la época del Imperio Antiguo, y se conocen como Textos de las Pirámides.

Si seguimos avanzando en el tiempo, hacia el Imperio Medio, se produce lo que se conoce como una «democratización de la muerte» y es que estas guías para los difuntos pasaron también al resto de la población. En este caso, los textos se escribían en el interior de los sarcófagos de madera típicos de esta época, y se conocen como Textos de los sarcófagos.

Por último, ya en el Imperio nuevo, los mismos textos pasaron a incluirse dentro de los sarcófagos, pero enrollados en pergaminos. Es en este momento cuando empezamos a hablar del Libro de los muertos.

Religiones, la muerte y el más allá

Si hacemos un repaso a la mayoría de religiones que han existido, todas ellas tienen elementos en común. La muerte, además, es un tema común en todas ellas. Sin embargo, todas las que conozco tienen instrucciones para esta vida, no para la siguiente, como en el caso de los antiguos egipcios, lo que me ha resultado muy interesante. Sí que es cierto que en algunas culturas de la antigüedad se incluían armas, u otro tipo de objetos para que los usara el difunto en el más allá, pero no he sabido de textos o manuales de instrucciones como en este caso.

Como siempre, espero que os haya gustado, y hayáis aprendido algo nuevo. Un abrazo a todos.

Deja una respuesta

ÚLTIMAS
ENTRADAS

SÍGUEME EN TWITTER