Sobre Ovidio, el poeta romano

He aprendido un poco más sobre Ovidio, el poeta romano, un personaje conocido pero del que no conocía su historia y vida.

Esta semana he aprendido un poco sobre Ovidio, el poeta romano, un personaje del que había oído hablar muchas veces, pero del que conocía poco de su historia. Os cuento todo lo que he aprendido y entendido. Como siempre, vamos a ir por partes. Voy a hablaros un poco de su vida por un lado, con una breve biografía, y también de sus obras, ya que al ser un poeta, creo que es lo más relevante. ¡Vamos a ello!

Breve biografía de Ovidio

Ovidio fue un poeta romano que vivió en lo que he llamado la «entre era», o lo que es lo mismo, el periodo que transcurre entre el siglo I antes y después de Cristo. Para que me entendáis: nació en el 43 a.C y murió en el 17 d.C.

Desde joven, Ovidio disfrutó de una buena educación. Provenía de una buena familia, por lo que se le incentivó a que estudiara derecho y trabajara en algún cargo público, aunque lo que realmente le movía por dentro era la poesía. Este hecho, sin embargo, no estaba demasiado bien visto a nivel social.

Por ello, tras la muerte de su padre, y cuando heredó la hacienda del mismo, Ovidio abandonó definitivamente el derecho y la vida pública para dedicarse por completo a su pasión: la poesía. Las rentas que tenía del funcionamiento de la hacienda le permitieron viajar por Grecia y Asia menor, para completar sus estudios y conocimientos.

A nivel personal, se casó 3 veces y se divorció 2, experiencias que seguramente lo condicionaron en la escritura de sus obras. Además, vivió la mayor parte de su vida en Roma, donde gracias a sus poemas, se haría un sobrenombre como escritor.

Vayamos ahora a las obras.

La obra de Ovidio

La primera etapa de la obra de Ovidio está caracterizada por un tema en común: el amor y el erotismo. Amores, Arte de Amar, Remedia amoris y Cosméticos para el rostro femenino, son las obras que lo catapultaron a la fama. En ellas se tratan temas diversos como la seducción, el adulterio, incluso a como las mujeres debían maquillarse.

La siguiente etapa, y gran obra, fue la de Heroides, o Heroínas. En ella, Ovidio hace un repaso a la mitología clásica pero, esta vez, desde el punto de vista de las mujeres. Los poemas están escritos en forma de cartas, con las mujeres como protagonistas, quienes expresan sus sentimientos y pesares ante la ausencia de sus amantes.

Para acabar, su última gran obra fue Metamorfosis. Se trata de su gran obra épica, compuesta de quince libros, donde se narran las transformaciones míticas de la mitología clásica, tanto de dioses como de mortales. Será esta su obra más importante, una obra fundamental de la literatura clásica occidental y, además, una fuente de inspiración para muchos escritores durante siglos.

Exilio y contexto

Ovidio escribió más obras, pero las mencionadas son las más relevantes. Sin embargo, quería hablaros de otro tema que me ha resultado curioso. Y es que el poeta pasó el final de sus días lejos de su antigua Roma, en Tomis, la que sería la actual Constanza, en Rumania, en el exilio.

Ovidio fue contemporáneo del emperador Octavio Augusto, quien creía firmemente que para volver al esplendor de Roma debía recuperar los valores tradicionales de la sociedad: la moral y la familia. Las obras de Ovidio, sobre todo aquellas relacionadas con el amor y las pasiones, las que le llevaron a la fama, eran contrarias justamente a todo esto.

Aun así, no podemos afirmar que este fuera el motivo de su exilio, pues hay varias teorías. Desde el caracter erótico e inmoral de su obra, hasta que participaba en rituales de adivinación en privado. Sin embargo, la que más probable se defiende es que estuvo involucrado en las aventuras amorosas de la nieta del emperador, Julia.

Sea como fue, Ovidio pasó sus últimos días lejos de su hogar, lo que también condicionó su obra. Las obras que escribió en el exilio están fuertemente marcadas con un sentimiento de melancolía. Tristes, es seguramente la más significativa. En ella Ovidio defiende su inocencia y pide clemencia al emperador Augusto aunque, finalmente, sin resultado ninguno.

Ovidio fue a todas luces uno de los grandes poetas de la antigüedad clásica, contemporáneo de otros grandes como el mismo Virgilio. Su obra más laureada, Metamorfosis, muchos siglos más tarde, sigue siendo una de las principales fuentes de la mitología clásica. Pero no solo eso. El resto de su literatura, sobre todo la relacionada con el amor y la seducción, marcó por completo a toda una generación e hizo que su nombre, para bien o para mal, perdurara en la historia.


Nada más, espero que hayáis aprendido algo nuevo, al menos tanto como yo. Un abrazo fuerte a todos.

Deja una respuesta

ÚLTIMAS
ENTRADAS

SÍGUEME EN TWITTER