Proceso de dirección estratégica

Hoy analizo qué es el proceso de dirección estratégica. Un proceso sacado de la dirección de empresas, pero válido para la vida en general.

Hoy voy a hablaros del proceso de dirección estratégica.

Seguramente, lo primero que penséis es: ¿pero de qué coño me está hablando este tío? Si tenéis algo de idea sobre el título del post, quizá estéis suponiendo que este es un blog sobre ADE, MBA o alguna cosa así. Bien, vosotros también estáis equivocados. Lo cierto, es que me interesa casi todo. Y por ello, no he podido aguantarme las ganas de investigar ciertas nociones de dirección y administración de empresas. ¿Por qué? Bien, por un lado, porque tengo mi propia empresa, y aunque sin trabajadores, creo que es importante tener nociones de como se gestionan las empresas. Por otro, y no os voy a engañar, como casi todo, esto también me resulta interesante. Así que, sin más dilación, vayamos con el contenido del que os quería hablar hoy.

Primero de todo, pongámonos en contexto:

¿Qué es el proceso de dirección estratégica?

Pues bien, el proceso de dirección estratégica es la serie de procesos que se dan dentro de una empresa con el objetivo de formular estrategias y ponerlas en práctica. Estas estrategias tienen la función de ayudar a conseguir los objetivos que tiene la empresa, a cualquiera de sus niveles, y siempre siguiendo los valores y la identidad de la misma.

En este proceso podemos distinguir tres partes diferenciadas:

1. Análisis estratégico

La primera parte de este proceso es el análisis estratégico. Esto consiste en analizar y determinar cuáles son nuestras amenazas y nuestras oportunidades (factores externos) y nuestras fortalezas y debilidades (factores internos). Todo ello deberemos analizarlo siempre basándonos en los objetivos que tengamos como empresa y a nuestra misión y valores (definidos previamente). Sigamos.

2. Formulación de estrategias

Una vez que tengamos claro todo lo del punto anterior, toca formular las estrategias a seguir. Con toda esa información la empresa debe formular y diseñar diferentes estrategias que, teniendo en cuenta los datos sacados del análisis estratégico, le permitan cumplir sus objetivos.

Existen dos tipos de estrategias aquí:

  • Estrategias competitivas: como por ejemplo tener liderazgo en costes de producción, diferenciación de nuestro producto, precio… Estas deben analizarse siempre en diferentes contextos y entornos, en función de donde se apliquen. Me explicare: No es lo mismo que queramos diferenciarnos siendo los más baratos vendiendo cigarrillos electrónicos en una calle donde hay 4 tiendas donde los venden, que hacerlo en el momento en el que salieron al mercado hace 10 años (?). Diferente contexto, diferente estrategia.
  • Estrategias corporativas: estas son las estrategias que miran más hacia dentro, las que especifican acciones que definirán el futuro de la empresa. Algunos ejemplos: especialización en un sector, internalización de la compañía, promoción interna, métodos de crecimiento a largo plazo… En resumen, son aquellas modificaciones que se planean para que la empresa vaya creciendo (no necesariamente monetariamente), con el tiempo.
  • Estrategias funcionales: Este punto es muy simple: son las estrategias que hemos mencionado en el punto 1 y 2, pero en el momento en que pasan de estar en un papel a ponerse en marcha. Easy, sigamos.

3. Implementación estratégica

Una vez que hemos seguido todos estos pasos y hemos diseñado diferentes estrategias para los diferentes contextos en los que se encuentra o se encontrará nuestra empresa, toca escoger. Sí, lo primero es escoger. Seguramente, de todo el análisis anterior habrán surgido muchas y muy variadas estrategias. Es por ello que deberemos analizar y evaluar cada una de ellas para, finalmente, poner en marcha la estrategia escogida en cada caso.

La verdad, no creo que esto sirva solo para la dirección de empresas. Encuentro que es un esquema muy útil para la vida de cualquier persona en general. Si lo pensáis, en nuestra vida labora (como empresarios o trabajadores), en nuestros estudios, incluso en el deporte (o en un juego online), este es un esquema perfectamente válido. Un análisis de nuestros objetivos, del contexto en el que nos situamos, y de los pasos que hemos de seguir para avanzar, es algo muy muy útil en cualquier contexto vital.

Nada más, espero que os haya resultado útil.

Besos a todos.

Esta entrada tiene un comentario

Deja una respuesta

ÚLTIMAS
ENTRADAS

SÍGUEME EN TWITTER